¿Qué entendemos cuando hablamos de maltrato hacia las personas mayores?

¿Qué entendemos cuando hablamos de maltrato hacia las personas mayores?

En el mes en el que se celebra el Día Mundial de la Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez (15 de junio), declarado por las Naciones Unidas (ONU) en el año 2011, consideramos importante realizar una reflexión en torno a lo que comprendemos como abuso y maltrato hacia las personas mayores, y cómo podemos contribuir como sociedad y comunidad a su prevención y detección.

El maltrato hacia las personas mayores es definido como “un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza” (OMS, 2002, p. 320). Esas prácticas pueden tomar diferentes formas, como el maltrato físico; el maltrato psicológico; el abuso sexual; el abuso económico o explotación financiera, y la negligencia. Además, la gran mayoría de las veces son ejercidas por personas cercanas a la persona mayor.

La reproducción de estereotipos sobre la edad madura asociados a la fragilidad, la dependencia y el deterioro impacta en el poco reconocimiento social, político y legislativo del maltrato hacia las personas mayores en sus múltiples formas, así como también en los imaginarios negativos sobre la vejez que permean en los medios de comunicación. Esto repercute en la desconsideración de las personas mayores como sujetos/as políticos y de derechos, perspectiva que sostiene prácticas de abuso, y perpetua la cadena de maltrato.

Para enfrentar este problema es importante fortalecer y activar diferentes mecanismos para frenar el abuso y el maltrato hacia las personas mayores, entre ellos: 1) realizar  campañas de sensibilización que transciendan el día declarado por la ONU contra el abuso y el maltrato; 2) incluir los diferentes intervalos de edad en las encuestas sobre violencia de género para evitar con ello que las mujeres mayores sean incorporadas en un sólo bloque – “60 años y más” – desconociendo su heterogeneidad;  3) promover y fortalecer la coordinación y organización entre los servicios sociales y de salud, así como también la capacitación del personal que trabaja con las personas mayores.

Como sociedad tenemos el deber de acabar con la reproducción de los estereotipos sobre la vejez para combatir la invisibilización del fenómeno del maltrato. Por ello, es importante generar espacios de discusión y autoformación colectivos donde la heterogeneidad, en cada una de las edades, sean reconocidas desde la igualdad. Cuando tratamos a las personas mayores como sujetos/as de derechos estamos haciendo frente a este problema.


Referencia:

Organización Mundial de la Salud (OMS) e International Network for the Prevention of Elder Abuse (INPEA). (2002). Voces ausentes. Opiniones de personas mayores sobre abuso y maltrato al mayor, Revista Española de Geriatría y Gerontología, (37), 319-331. https://www.elsevier.es/es-revista-revista-espanola-geriatria-gerontologia-124-pdf-S0211139X02748385

Para más información visita los siguientes links:

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/elder-abuse

https://www.un.org/es/observances/elder-abuse-awareness-day

https://www.un.org/sites/un2.un.org/files/elder_abuse_infographic_es.pdf

https://undocs.org/es/A/RES/66/127

https://www.who.int/ageing/projects/elder_abuse/es/

http://www.senama.gob.cl/storage/docs/Defi-tipif-maltrato-adulto-mayor-Chile-2005.pdf

Registro visual de Gonzalo Gómez para el Proyecto Fondecyt 1201115