Cumplir 60 años no significa dejar de trabajar, por el contrario, muchas mujeres mayores durante su vejez constituyen un significativo sustento de sus núcleos familiares a través del trabajo remunerado que desempeñan día a día.