Ahora otros beneficios yo no tengo, a menos que vaya donde la asistente social a contar puras mentiras, porque cuando uno va con su verdad no lo ayudan. Si yo voy donde la asistente social y le digo “señorita mi marido está súper endeudado, no nos alcanza. Yo cuido a mi cuñado, mi hijo estudia, con lo de él no alcanza” no me van a ayudar (Mujer, 67 años, Peñalolén)